Posteado por: vicentecamarasa | 30 agosto 2015

LA CRISIS HUMANITARIA DE LOS EXILIADOS EN LA UNIÓN EUROPEA. LOS REFUGIADOS POLÍTICOS, OTRA MANERA DE EMIGRACIÓN

Tomado de verne.elpais.com

A menudo nos hemos referido en este blog al fenómeno de la emigración, aunque en la mayoría de las ocasiones refiriéndonos a los emigrantes económicos que buscan en los países del norte una vida mejor a la de sus países de origen.

Tomado del Diario

Sin embargo, el post de hoy habla de algo muy diferente: de más de 60 millones de personas (según los cálculos de ACNUR para el año 2014 y la mitad del 2015) que son exiliados forzosos por desastres naturales, regímenes dictatoriales o conflictos armados (guerra de Siria, aparición del Estado Islámico en Siria e Irak con ramificaciones cada vez más profundas en la Libia post-Gadaffi, Eritrea…, conflictos en los que la intervención o la total inhibición occidental ha permitido que los desastres crezcan)

Tomado de internacional.elpais.com

Frente a esta crisis humanitaria ha vuelto a aparecer el concepto de Europa-fortaleza que busca por todos los medios ponerse de perfil ante el problema y tilda a los emigrantes de plaga, goteras, amenaza a Europa… mientras crea vallas de más de 175 kilómetros (entre Hungría y Serbia), “militariza” el paso de Calais ante los movimientos de emigrantes por el Eurotúnel, limita el dinero a las operaciones de rescate en el Mediterráneo, pone concertinas en la valla de Melilla o dice (Merkel) que en Alemania no hay sitio para más gente.

Tomado de La sexta

Evidentemente, los números de este exilio son abrumadores y se necesitará una política conjunta europea (incluso internacional) que vaya bastante más allá de los simples cupos para al menos paliar en algo el problema, así como recordar que la palabra crisis tiene gradaciones y no podemos comparar la nuestra con la suya (realmente nos debería hacer pensar que países tan poco desarrollados como Líbano acogen a más de 800.000 exiliados sirios)

Campo de refugiados sirios. El Mundo

Y es que es importante distinguir entre los emigrantes económicos de los refugiados políticos

Según el protocolo de 1967, un refugiado es:

“Una persona que, debido a un miedo fundado de ser perseguido por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular, se encuentra fuera de su país de nacimiento y es incapaz, o, debido a tal miedo, no está dispuesto a servirse de la protección de aquel país; o de quien, por no tener nacionalidad y estar fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales eventos, es incapaz, debido a tal miedo, de estar dispuesto a volver a éste”.

Según esta descripción, ¿son refugiados políticos los que huyen de guerras y amenazas terroristas ciertas?

Tomado de la vanguardia

Pues entonces, si son refugiados, tienen derecho de asilo

Declaración Universal de los Derechos humanos (1948) Artículo 14
1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2000). Artículo 18 – Derecho de asilo
Se garantiza el derecho de asilo dentro del respeto de las normas de la Convención de Ginebra de 28 de julio de 1951 y del Protocolo de 31 de enero de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y de conformidad con el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea.

Tomado de El Mundo

La legislación es clara, pero mucho de los gobiernos (tanto por miedo a sus ciudadanos, que sienten un peligro de verdadera invasión que pone en peligro su trabajo pero también su cultura, como por motivos económicos, debido al coste que debería asumir) buscan las fórmulas para evitar cumplir la propia legislación internacional que ellos mismos firmaron.

En cierto modo, parece comprensible (es el miedo a los cambios, tan típicamente humano), pero os invito a pensarlo de otra manera. Entrad en este post y enteraros qué ocurrió cuando, casi al final de la Guerra Civil Española, miles de españoles intentaron salir por la frontera francesa.

Quizás entonces, cuando nos pongamos en la piel de los otros (que entonces éramos nosotros mismos), veamos las cosas de otro modo, pues quién nos dice que alguna vez nos toque a nosotros, ¿y entonces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías