Posteado por: vicentecamarasa | 11 abril 2015

LA CAVA BAJA, UN NUEVO EJEMPLO DE CAMBIO DE FUNCIONES Y GENTRIFICACIÓN EN EL CASCO HISTÓRICO

Desde el siglo XV, la Cava Baja se fue convirtiendo en uno de los lugares de llegada de arrieros y comerciantes procedentes del oeste (Toledo, Salamanca, Extremadura) que accedían a la capital a través del puente de Segovia. Era el nudo de intercambios con todas estas zonas en donde se establecía los precios del pan o el aceite, las cabalgaduras

Esta localización se mantuvo hasta mediados del siglo XX cuando las nuevas infraestructuras desplazaron todos los flujos comerciales hacia las autopistas de circunvalación que dejaron en evidencia su situación desfavorable (en pleno centro histórico) con calles estrechas, escasísimos lugares de aparcamientos, falta de locales amplios para los intercambios

La zona pasó entonces un periodo de decadencia (como en general todo el centro histórico) del que empezó a resurgir a partir de los 80.

Toda la zona (La Latina) se convirtió en lugar bohemio y se fue llenando de restaurantes, bares de copas y hoteles que fueron atrayendo tanto a madrileños como extranjeros, regenerándose por completo el barrio en una zona de tapeo y copas.

En este proceso le beneficiaron los problemas que le habían llevado a la ruina: localización en el centro histórico de calles estrechas, “con sabor”, cercano a zonas monumentales (Plaza Mayor, plaza de la Paja…)

Pasó entonces de una función terciaria (comercial) a otra de servicios (turismo) en donde se entremezclaba lo cultural con el ocio nocturno.

Un proceso de gentrificación como el que analizamos ya en Chueca que trajo sus ventajas (creación de puestos de trabajo, rehabilitación de los edificios y regeneración social del barrio…) pero también sus inconvenientes (aglomeraciones, subida precio de alquileres a la población tradicional de la zona, ruidos y molestias a los vecinos…).

Como consecuencia de todos estos cambios se produjeron numerosas rehabilitaciones para adaptarse a los nuevos usos, y mientras las cavas (subterráneos pegados a la muralla) fueron incorporados a los restaurantes, otros locales se remozaron y se reutilizaron después de una larga época de abandono, como la Posada del León que analizamos en Señor del Biombo

Para saber más sobre las posadas de la Cava Baja   Vicente Camarasa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías