Posteado por: vicentecamarasa | 21 septiembre 2012

UN PASEO POR EL BÓSFORO. Un cuento “pedagógico” de los animales imaginarios

Hola, amigos, os estamos escribiendo esta historia desde el mismísimo Bósforo.

Y claro, vosotros os preguntaréis qué es eso del Bósforo, ¿un bicho?

Pues no, no es un bicho, es un estrecho

Y claro, vosotros os volveréis a preguntar, ¿qué es eso de un estrecho? ¿otro bicho?

Pues otra vez no (no dais una hoy, ¿eh?). Un estrecho es como un caminito de mar entre dos tierras. Mirad esta foto y los comprenderéis

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/B%C3%B3sforo

¿Veis lo azul? Pues eso es el estrecho del Bósforo.

Mirad, esta foto la hizo el Elefantito.

Si os fijáis, los arbolitos

 –   Son pinos

–   Vale, Elefantito.

Como os decíamos, los pinos que están más cerca son Asia, y los que están más lejos, Europa ¿Veis que pasada? Coges un barquito y, pum, en unos minutos te has cambiado de continente sin hacerte daño ni nada (De verdad os lo decimos; no duele nada).

Pues eso es un estrecho, un mar pequeñito. Nosotros ya habíamos estado en uno que se llama el estrecho de Gibraltar, que lo han puesto entre Europa y África (Aquí tenéis muchas fotos)

Cuando fuimos allí era un rollo, pues no hacía más que llover, y había unos monos muy desagradables que te mordían como te despistaras.

Por eso nos ha gustado mucho más el Bósforo, porque hace calorcito y te puedes bañar en el mar, aunque tienes que tener cuidado pues pasan muchos muchísimos barcos que el Rinoceronte llama Púúú, y no veáis qué olas más gordas hacen.

El Elefantito dice que hay tantos barcos porque es un nudo de comunicaciones, igual que Gibraltar, aunque os tenemos que confesar que nosotros no hemos visto ni cuerdas ni nudos por ningún lado.

–  Un nudo de comunicaciones es un sitio por donde pasan muchos barcos, ¡idiotas!

–   Pues dilo más claro. Qué manía con las metáforas.

Vamos, que llevan un montón de cosas de un sitio a otro, y por eso es muy importante.

–   Y or ruchas (y por las truchas), uchas uchas (muchas truchas)

Bueno, por eso también, como dice el Pulpo. Hay muchos peces, pasan  barcos y si los tienes tú controlados no te conquistan ni nada.

 Vamos, que los estrechos son muy importantes, y mucha gente se ha pegado por ellos, como los bizantinos, y los ingleses, y los franceses, y los turcos, y los rusos, y… Bueno, que se pegaron muchos.

Parece mentira, pero así son las cosas. Cuando están los euritos de por medio, te pegas enseguida aunque luego te digan en el cole que no es buena la violencia ¿A que a vosotros también os lo dicen?

Son las cosas de los mayores, que muchas veces dicen unas cosas y luego hacen otras y no hay quien se entere, ¿verdad?

Pero bueno, dejemos a los mayores que nos estamos enrollando como siempre y no nos va a dar tiempo de contar lo más importante, pues dentro de un rato tenemos que coger el barco que nos lleva a Estambul, que es donde tenemos el hotel.

Por eso tenemos que darnos prisa para terminaros de contar todas las cosas del Bósforo, que luego se nos olvidan.

–  ¿Os queréis dejar de enrollar? – nos dice la Jirafita, pues está nerviosa, ¿sabéis por qué? Porque va a recitar un poema y es la primera que lo va a hacer en púbico.

Por eso se ha puesto guapísima con una gran pamela (que es como un sombrero grande pero con un nombre más raro) y un vestidito de flores amarillas.

–  Venga, peesaos

–  ¡Vaaaale!

Tacan-tachán.

–  Con todos ustedes la maravillosa Jirafita os va a recitar un poema de un señor muy importante que se llamaba Espronceda.

–  Es la historia de un pirata – dice el Rinoceronte emocionado, pues ya sabéis que a él le gustan las aventuras.

La Jirafita ya está tosiendo despacito, que parece ser que es lo que hay que hacer antes de recitar un poema.

–  ¿Poema alajá? Pregunta entonces el Camello

–  ¡Me queréis dejar que recite mi poema! – dice la Jirafita un poco enfadada y, claro, nos callamos todos, pues no veáis el carácter que tiene cuando se enfada.

–  Venga, porfa – le dice el Elefantito.

–  Con ustedes…

–   ¡Que voy!

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela,

no corta el mar, sino vuela,

un velero bergantín;

bajel pirata que llaman

por su bravura el Temido

en todo el mar conocido

del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,

en la lona gime el viento

y alza en blando movimiento

olas de plata y azul;

y ve el capitán pirata,

cantando alegre en la popa,

Asia a un lado, al otro Europa,

Y allá a su frente Estambul

 

¡A que mola el poema! Pues si lo queréis leer del todo lo tenéis aquí.

El Rinoceronte dice que es muy emocionante, y que le gusta eso de que vaya terminando siempre en las mismas letras

–  Eso se llama rima – nos dice la Jirafita, que últimamente sabe mucho de poemas – Las letras que se repiten al final de los versos se llaman rima

Nos dice eso y no sé qué de la cantidad de sílabas, aunque no nos hemos enterado bien, pues ya estamos en el barco y con el runrún nos ha entrado sueño y nos hemos quedado dormidos así, muy blanditos, y soñamos  con estrechos y también con flores.

¡Qué felicidad es el verano! ¿Verdad?

 

Bueno, y ahora que ya habéis leído el cuento tenéis que saber otras cosas.

Lo primero es que lo escribimos en un pueblo muy bonito que se llamaba Anadolu. No veais qué paraíso, todo lleno de restaurantes.

Lo segundo es que el Pulpo, que ahora le ha dado por ser informático (ya os lo contaremos otro día), como le gustó tanto el Bósforo y los estrechos ha hecho un juego que podáis aprender donde están los estrechos más importantes del mundo.

Lo último es cosa del Elefantito. Él piensa que no os habéis enterado bien (¡qué tonto, verdad?). Nosotros le decimos que claro que os habéis enterado. Cómo no íbais a hacerlo con lo bien que lo hemos contado nosotros. Pero ya sabéis lo cabezón que es. No hay quien lo convenza,y os ha puesto un examen (pero es muy fácil, ya veréis). ¿Os atrevéis a contestarlo y así le dejamos chafado al Elefantito? Es éste:

–          ¿Qué es un estrecho?

–          ¿Qué continentes separa el estrecho del Bósforo?

–          ¿Y el de Gibraltar?

–          ¿Por qué son tan importantes los estrechos?

–          ¿Qué es eso de la rima?

–          ¿Qué es un Púúú? (Esta pregunta es del Rinoceronte)

Y por último, lo más importante, ¿os ha gustado el poema de la Jirafita? Ella nos ha dicho que si escribís alguno lo lee en el próximo cuento. ¿Os animáis?

.

Si quieres conocer más historias de los Animales imaginarios en este blog entra aquí.

 Si quieres ver su famosísimo Diariolo publicaron aquí

Anuncios

Responses

  1. […] UN CUENTO DE LOS ANIMALES IMAGINARIOS EN EL BÓSFORO Me gusta:Me gustaBe the first to like this. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías