Posteado por: vicentecamarasa | 12 junio 2012

LA HISTORIA DE MI GENTE, UN LIBRO SOBRE LOS RIESGOS DE LA GLOBALIZACIÓN

Un libro poco al uso, pero bastante imprescindible para los momentos en los que estamos viviendo, pues su tema principal es la agonía de la industria europea (textil italiano) frente a la competencia sin escrúpulos de los productos chinos.

Y es que ahora, tan agobiados con rescates, primas de riesgos y crisis de la deuda soberana, estamos empezando a olvidar lo verdaderamente esencial de nuestra crisis: una globalización cada vez más desregulada en donde los eupeos tenemos cada vez menos sitio, incapaces de competir en costes con oriente, sobre todo si recordamos que es una carrera amañada de principio: la de una dictadura férrea (¿comunista?)  que explota hasta los límites la pobreza de su población (especialmente la rural) mientras emplea las más sofisticadas técnicas del capitalismo, y la de unos países que respetan ciertas éticas medioambientales, sociales (como el estado del Bienestar o los Derechos del hombre o los trabajadores) y encima se hacen trampas a sí mismos, deslocalizando sus empresas hacia Oriente.

Como puede entenderse, imposible ganar.

Y si no se gana, comienza el paro, la falta de ingresos, el déficit, la deuda… Una espiral que estamos probando cada día y ante la cual (por el momento) sólo se dan más recetas neoliberales (o sea, acercarnos al modelo chino en vez de superarlo a través de aranceles sociales o concienciación de la población que es consumidora de made in China y, a la vez, sufridora de sus consecuencias)

Valga este largo fragmento de la novela para ratificar lo dicho:

“Durante los años noventa, justo después de que China entrara en la OMC y se permitiera que sus productos invadieran Occidente como una riada, nuestros políticos recorrían el mundo sonrientes firmando acuerdos que minarían la prosperidad italiana, respaldados por nuestros economistas, que aprobaban y alentaban, repitiendo en todas las entrevistas el dogma pueril de que la liberalización total de los intercambios comerciales traería al mundo muchas más ventajas que inconvenientes.

Decían que los consumidores mundiales, europeos e italianos, ahorrarían un montón de dinero con la globalización, porque los precios de bienes de consumo (…) al ser producidos en China e importados libremente bajarían mucho, muchísimo

Decían que la apertura del mercado chino nos haría ganar a nosotros, los italianos, dos veces, porque en cuanto salieran de la pobreza y en cuanto ganaran unos yuanes, ¿qué correrían a comprar los chinos? ¡Pues made in Italy, claro que sí! ¡Nuestros productos, lo mejor de lo mejor del gusto y el estilo mundial! (…)

Sobre estas premisas el autor va desgranando lentamente el lento declive de la economía de la Italia del norte, la quiebra de sus fábricas, el paro y sus problemas subyacentes (muy interesante una pesadilla racista con la que el autor nos habla de ¿un futuro?). Un duro alegato a los defensores del neoliberalismo mundial y de las recetas tipo FMI que ahora sufrimos.

Pues, en sus propias palabras:

Esta maldita globalización sin reglas, el dinero que hoy ahoramos comprando los productos chinos es el mismo que servía para pagar los sueldos de los trabajadores italianos, las hipotecas de sus casas y sus pensiones, sus estancias en el hospital, los colegios de sus hijos, sus coches y su ropa

Su vida, nuestra vida

Edoardo Nesi LA HISTORIA DE MI GENTE. Salamandra, 2012 (Original 2010)

.

ÍNDICE DE NARRATIVA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías