Posteado por: vicentecamarasa | 17 septiembre 2011

El Libro del Sábado. EL PAÍS DEL MIEDO . Isaac Rosa.

Tomado de http://encuentrosconlasletras.blogspot.com/2008/10/el-pas-del-miedo.html

 De este joven autor habrá que seguir hablando, pues sus novelas son una mezcla de excelente literatura con temas y técnicas muy novedosas.

 Sobre una historia tan cotidiana (joven matón del cole que amenaza a su hijo, y al intervenir el padre, también lo hace con él hasta conducirnos hasta un verdadero absurdo) la novela va mucho más allá y nos habla de una de las ideas más habituales de la posmodernidad, el miedo, una contagiosa enfermedad.

Un miedo inconcreto que toma mil caras y que tanto tiene que ver con nuestra mejora en el nivel de vida (y la consiguiente incertidumbre hacia cualquier cambio que la puede hacer peligrar, pues cuanto más tenemos, más vulnerables nos convertinos, como bien nos han ido recordando los ataques de Al Qaeda), como con lo que llamó Bauman, la sociedad líquida en donde todas las certezas (económicas, políticas, ideológicas o personales) se tambalean cada vez más en un mundo que cambia sin parar.

A todo ello se une el análisis de algunos mecanismos de contagio (desde los prejuicios, las charlas intrascendentes, la publicidad de las empresas de seguridad, al cine o el propio entramado urbano)

 Por tanto, la novela admite, al menos, dos lecturas, la de la anécdota y la de la idea. Una especie de novela de tesis sin aburrimiento, tan apegada a lo cotidiano para explicar nuestros grandes males que es una verdadera delicia

Es también un aviso a navegantes actuales, pues demasiado estamos viendo como un nuevo monstruo llamado CRISIS comienza a ser la excusa perfecta para sumirnos en el miedo  y, una vez bien paralizados por él, recortarnos derechos, salarios, conquistas sociales, justicia o igualdad.

***

 “El suyo era un miedo de clase media, propio de quienes tienen mucho que perder pero no tienen suficiente para protegerse ni para reparar las pérdidas, a diferencia de la clase alta, que tiene mucho que perder pero nunca lo perderá todo, y cuenta con recursos de sobra para protegerse y para reparar lo perdido

 ***

 (Perfecto para analizar la psicología de la ciudad, los llamados lugares de temor)

Le inquietan los barrios con casas viejas y deterioradas, la ropa tendida en las fachadas, las paredes sucias de pintadas, la venta ambulante, las viviendas sociales, la gente que se sienta en las aceras o que canta en la calle, las familias gitanas, los perros sueltos, los coches desguazados que usan los niños para jugar (…) Y por supuesto las zonas condenadas, los barrizales ocupados por chabolas (…)

Ahí están: aparcamientos subterráneos, pasillos del metro, descampados periféricos, hoteles deshabitados, oficinas fuera de su horario de ocupación, plazas de cemento donde hacen cuartel las pandillas, grandes parques de extrarradio, estaciones de tren o autobús, ascensores, portales, pasos subterráneos, puentes, edificios en construcción; todos aquellos lugares en los que, insistimos, nunca le ha ocurrido nada, pero que la crónica de sucesos, y sobre todo la ficción – en especial la audiovisual – han fijado como espacios de violencia

 ***

(Sobre la imagen mental del inmigrante, en gran parte establecida por las películas y los medios de comunicación)

 

 Cada vez que vemos un negro estamos viendo esclavos, caníbales, porteadores, taparrabos, moscas, lanzas, simios, pies descalzos, mugre, hambre, dientes grandes y blancos, barrigas hinchadas; o más recientemente, machetazos ruandeses, niños soldados,  manos cortadas y monjas violadas (…) Por si fuera poco, también discursos bienintencionados han contribuido a crear esta imagen aterradora, cuando denuncian la desigualdad y la pobreza mundiales se profetizaban futuros ejércitos de desarrapados avanzando hacia nuestros países (…), y se nos hace ver a los que ya han llegado como una avanzadilla de esa futura guerra de los pobres contra los ricos.

 

Isaac Rosa. El País del Miedo. Seix Barral, 2009

 

MÁS LIBROS EN NUESTROS BLOGS

Vicente Camarasa

Anuncios

Responses

  1. Estoy deseando que el ser humano sea tan híbrido que no puedan distinguirse las razas. Viva el mestizaje.

  2. […] Los lugares de temor (Isaac Rosa) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías