Posteado por: vicentecamarasa | 19 junio 2011

YO TAMBIÉN SOY 15M

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo:

Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

  1. Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.
  2. Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.
  3. Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.
  4. Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.
  5. Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.
  6. Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos. Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

  1. Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.
  2. Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.
  3. Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.
  4. Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.
  5. Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.
  6. Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
  7. Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.
  8. Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo (enlace al documento original)

Anuncios

Responses

  1. Yo también simpatizo con el movimiento 15-m y de hecho he paticipado en alguna manifestación y tenido intercambio de pareceres con algunos de sus miembros. En relación a los asuntos que se tratan arriba me gustaría decir lo siguiente: hay una batalla por librar (que ha de dar la ciudadanía) y es la reforma de la ley electoral. Cuando se aprobó el argumento fue que había que fortalecer a los partidos políticos después de una sequía de ellos durante la dictadura del general Franco. Estuve de acuerdo. Ahora la reforma, en mi opinión, ha de consistir en dos cosas fundamentalmente: listas abiertas y circunscripción única. Lo primero quizá sea asumido a corto o medio plazo, pero ya se verá como lo segundo será más difícil. ¿Por que? Los parrtidos nacionalistas periféricos se perjudicarían en beneficio de los minoritarios de ámbito estatal, pero de esta manera la proporcionalidad sería perfecta, y de hecho ya existe un precedente, que son las elecciones al Parlamento Europeo.
    Otra batalla es la lucha contra la corrupción, pero esto creo que tiene varias vertientes: la legislativa, el compromiso de los que asumen cargos políticos y la insistencia ciudadana. En este sentido creo que debiera haber una legislación que regulase las remuneraciones de los cargos públicos en todos los ámbitos. No tiene sentido que un alcalde se pueda poner un sueldo de 100.000 euros. La política no es una actividad más; es una actividad voluntaria, se accede a ella (en mi opinión) como un acto de servicio, por lo tanto la austeridad debe ser la norma. No vale decir: “es que el trabajo de un alcalde es a tiempo completo y eso en la empresa privada se pagaría…”. No, una cosa es la empresa privada, que tiene sus normas (creo que bastante malas) y otra un cargo al que uno a accedido por la confianza de sus vecinos. Alcaldes, concejales, diputados, ministros, Presidentes de altos Tribunales, Instituciones, etc. deben percibir remuneraciones bastante menores de las que reciben.
    En cuanto al destino de los recursos públicos, claro que deben ser prioritarios los que van a la sanidad, la educación, las prestaciones sociales… En mi caso creo que los docentes tenemos una lucha pendiente papra que no se prime a los centros privados en perjuicio de los públicos. Un centro privado de educación cumple una función social, no cabe duda, pero es también negocio. Un centro público no es un negocio.
    Los partidos conservadores son muy coherentes con sus ideologías, pero los partidos socialistas y/o progresistas en general están en un embrollo del que no salen. Se han empeñado en gestinar el capitalismo en vez de combatirlo. Comprendo que esto es difícil porque siendo la economía global, dicho combate debe hacerse también a nivel global, y los partidos socialistas del mundo distan mucho de tener un mismo discurso, una misma política y unos mismos objetivos. Pero hay cosas en las que no estar de acuerdo es del género bobo, como es gravar a las grandes fortunas, combatir el fraude fiscal con eficacia, luchar en los organismos internacionales para que desaparezcan los paraísos fiscales…
    Por último -ya creo que me excedo- no soy partidario de tener un discurso contra los partidos políticos; tendrán sus defectos pero son el cauce de expresión (junto con otros) de la voluntad política de los ciudadanos. Hubo muchos años en España en que estuvieron perseguidos los partidos;no vayamos a caer en la contradicción de perseguirlos otra vez pero por otros medios. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías