Posteado por: vicentecamarasa | 7 septiembre 2010

LOS EFECTOS POSITIVOS DE LOS TEMPORALES DE INVIERNO

Hace tiempo hablábamos de la recuperación de las Tablas de Daimiel gracias a las lluvias invernales.

Ahora os muestro otro ejemplo, en el sureste (Almería), que nos vuelve a demostrar la capacidad de regeneración que puede tener la naturaleza.

Se trata de los humedales  que han resurgido casi por encanto en todos los antiguos saladares, desecados por años de sequía (pero también por la acción del hombre)

Y ante esto, una pregunta:

¿Qué hubiera ocurrido si estas zonas hubieran estado ya edificadas masivamente, como ocurre en tantas zonas del Mediterráneo?

Vicente Camarasa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías