Posteado por: vicentecamarasa | 26 enero 2010

LOS PROBLEMAS DE LOS AYUNTAMIENTOS EN LAS ZONAS RURALES

Tomado de psoemarinaalta.blogspot.com

Me gustaría añadir estas pequeñas ideas que sirvieran para completar el magnífico artículo de Sonsoles sobre el cementerio nuclear de Yebra.

Como vimos en un artículo anterior, la financiación (el dinero) que sirve para realizar todos nuestros servicios están bastante irregularmente repartidos, llevándose la mayor parte Estado Central y Autonomías, mientras que los ayuntamientos reciben realmente muy poco dinero para todas las actividades que deben realizar (hay que recordar que son ellos los más cercanos al vecino y a los primeros que se acude en busca de servicios)

Este problema, ya de por sí grave, resulta mucho más evidente en las zonas rurales.

Estas zonas se encuentran en inferioridad de condiciones frente a las ciudades por muchas causas: ideológicamente (los medios de comunicación son mayoritariamente urbanos), en infraestructuras (hacer comunicaciones, o líneas de teléfono, son mucho más caras pues son más costosas, por la distancia, y menos rentables en votos, pues benefician a menos habitantes), en servicios (la población, al estar repartida de una forma menos concentrada que en las zonas rurales, tiene que desplazarse a un is¡nstituto, un centro sanitario especializado, … ¡qué os voy a decir a vosotros), incluso políticamente (la escasa población rural tiene menos fuerza en votos o a la hora de protestar ante determinadas decisiones, siendo muy difícil oír su voz)

Si unimos ambos problemas (falta de financiación y un gasto mayor a la que se junta el abandono político) podemos entender algo más sobre los famosos cementerios nucleares de los que hablaba Sonsoles.

Yebra o Ascó buscan en este cementerio (en sus puestos de trabajo y las grandes subvenciones que llevan consigo) una forma de salir del abandono, aunque, claro, poniendo en riesgo su propio desarrollo (pensad si será posible en ellos el turismo rural del que tanto hablamos o la agricultura ecológica.

A este caramelo económico se une otra cuestión también muy importante: la baja densidad de población hace que las protestas (y las pérdidas de votos) sean menores, lo cual parece ser cada vez más uno de los objetivos de los partidos políticos (que piensan a corto plazo, de elección en elección)

Tal vez un nuevo modelo en donde la ecología sea un valor económico o el propio desarrollo de Internet puedan ser salidas a esta situación, aunque lo que es evidente es que la financiación es el problema capital y hasta que no lo arreglemos seguirán pasando estas cosas. ¿No dice la UE desde el TUE que es fundamental la subsidiariedad?

Os puede interesar leer

http://zaragozame.com/2008/12/22/manifiesto-por-la-financiacion-justa-y-equitativa-en-los-ayuntamientos-del-medio-rural/

Vicente Camarasa

Anuncios

Responses

  1. […] Como bien decíais en clase, la falta de población y la debilidad económica van de la mano, en un círculo vicioso. También influye en las propias decisiones políticas, como ya comentamos en el caso del cementerio nuclear de Yebra. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías