Posteado por: vicentecamarasa | 15 junio 2009

LA PUBLICIDAD SOMOS NOSOTROS

 Hay que ver lo que nos podemos quejar cuando nos cortan nuestro programa favorito para meternos un bloque de anuncio. Realmente, uno de los verdaderos deportes de nuestra época (y que pronto habremos de hacer olímpico) es el zapping con el que intentamos sortear la publicidad de las distintas cadenas.

Sin embargo, si por puro aburrimiento (o porque un profesor pesado os ha obligado a realizar un anuncio sobre distintos anuncios), os fijáis un poco en los distintos anuncios que nos bombardean día y noche os podríais dar cuenta de varios temas muy interesante.

En principio veríais lo que es evidente: nuestra sociedad se basa en un consumo sin pausa. Un consumo al que ya no sólo le valen nuestras necesidades, y tiene que inventar nuevos deseos para que continúe sin parar.

Por eso, en numerosos anuncios, más que un objeto, nos venden deseos, una posición social, felicidad incluso. Fijaros si no en este anuncio.

Más que compresas el anuncio es un verdadero canto a la libertad, a la juventud (mira la edad de los modelos) al medio ambiente (ese prado verde)… Quién puede resistirse a la felicidad que proporcionan estas compresas.

 En otras ocasiones la publicidad no se corta nada y, para mostrarnos un coche, realmente nos cuenta otra historia. Prestad atención a este spot

 

Y es que, si la publicidad se basa en crear deseos, quizás sea el sexo el más potente de todo ellos. ¿Qué me decís de los numerosos anuncios de colonias? ¿Realmente nos están vendiendo sólo un olor?

 Como habéis visto la idea es unir un producto a una sensación (de felicidad, de limpieza, de deseo, de poder…). Nos habla sin palabras de todo lo que podemos llegar a ser (a sentir) gracias a la posesión de un objeto, el status social que nos dará, lo que nos diferenciará de los demás.

Este anuncio nos habla de todo esto.

En las primeras tomas el hombre perfectamente trajeado domina todo el paisaje (es, visualmente, su dueño), y sigue haciéndolo mientras conduce por esa carretera sinuosa perseguido por el helicóptero (Hay una toma magnífica sobre el poder cuando mete una nueva marcha).

El final aún está más claro: el coche ha vencido a un helicóptero que no puede frenar y regresa como un perrillo faldero hacia él. Descubrimos entonces que su piloto es una rubia que se rinde ante los encantos del hombre triunfador.

¿Realmente, a qué tipo comprador se está dirigiendo? ¿Qué papel tendrá para ella la mujer o la propia naturaleza? Pensad un poco en ello, por favor

 

Vicente Camarasa

Anuncios

Responses

  1. Cada vez me sorprenes más.
    Pero aún así te sigo teniendo la misma manía.
    Por fin te dejo un comentario jaja ha tenido su tensión, me ha costado jaja.
    Adios bsts!!

  2. Con que vieran los anuncios con una mirada critica el triunfo estaría asegurado. El problema es que hay gente que se cree los mensajes, cosas de la vida.

  3. yo creo k el mas asombroso es el de audi,porque siempre lleva la camara de lejos y cuando cambia de marcha esta muy cerca y ademas la mujer del final gana mucho…

  4. Me encanta el análisis que haces de los anuncios, hay que aprender a distinguir entre lo que intentan vendernos y la realidad.
    Besitos ^^

  5. […] Para empezar a comprender la publicidad […]

  6. […] publicidad, como ya hemos visto, nos propone estereotipos. Uno de ellos es el de la […]

  7. […]  Decíamos en un artículo anterior cómo la publicidad jugaba con nuestros deseos más ocultos que se asociaban a un producto. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías